¡NO USES INTERMEDIARIOS!

No te dejes sorprender

  • Los intermediarios ponen en riesgo tu seguridad jurídica y la de tu empresa.
  • No son reconocidos por la Ley.
  • Encarecen tus costos de operación.
  • Sus facturas o recibos de honorarios no son deducibles para efecto del ISR.

A diferencia de un Agente Aduanal

  • Que es localizable en todo momento y tiene registrado a su personal ante la aduana, los intermediarios pueden desaparecer en cualquier momento sin dar garantía a los importadores o exportadores, ni del despacho aduanero ni de cualquier problema derivado de la facultad de comprobación que tiene la autoridad por cinco años.
  • Un intermediario no puede brindarte transparencia en el manejo de dinero ni del pago de tus impuestos. En cambio, las cuentas bancarias de los Agentes Aduanales se encuentran registradas ante el SAT, situación por la cual se pueden prevenir fraudes o malos manejos del dinero depositado por los importadores o exportadores para el pago de los impuestos al comercio exterior.