Primeramente y de acuerdo al Código Fiscal de la Federación (Art. 2), es importante mencionar que las contribuciones tienen cuatro clasificaciones,  de las cuales para Comercio Exterior, únicamente nos interesan dos:

• Los impuestos, que son las cuotas o contribuciones establecidas en la Ley que deben pagar las personas físicas y morales previstas en la misma.

• Los derechos, que son aquellas contribuciones también establecidas en Ley que se pagaran por el uso o aprovechamiento de los bienes de dominio público de la Nación.

Éstos impuestos se determinaran en función de la base gravable, es decir, el valor de las mercancías.

Contribuciones a considerar a la hora de importar:

Impuesto General de Importación (IGI): es un arancel que puede expresarse en términos porcentuales del valor en aduana (Ad valorem), en términos monetarios por unidad de medida (Específico) o una combinación de los dos (Mixto).

Este arancel corresponde a la fracción arancelaria en la que la mercancía haya sido clasificada conforme a la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y Exportación.

Asimismo, la Ley Aduanera en su Artículo 61, contempla aquellas mercancías que están exentas del pago del IGI.

Impuesto al Valor Agregado (IVA): se refiere a la tasa del 16% que se causa con motivo de la importación de bienes o servicios entre otros casos. No obstante, el artículo 25 de la Ley del IVA contempla aquellas importaciones exentas del pago de éste impuesto.

Cabe destacar que actualmente, del total del IVA que se recauda en el país, el 75% proviene de operaciones aduaneras,  ubicando a las aduanas como pilar fundamental de la recaudación tributaria.

Derecho de Trámite Aduanero (DTA): es aquella contribución que se causa por las operaciones aduaneras utilizando un pedimento o documento aduanero, conforme a las tasas o cuotas establecidas en el artículo 49 de la Ley Federal de Derechos.

En algunos casos no se pagará esta contribución, tomando en cuenta el origen de la mercancía conforme a lo previsto en los tratados y/o acuerdos comerciales.

A la importación, otras contribuciones que podrán causarse son:

Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN): es aquel que, como su nombre lo dice, se causa en la importación de automóviles nuevos y se calculará aplicando la tarifa o tasa establecida en el artículo 3 de la Ley del ISAN,  sobre el valor que se considere para efectos del impuestos general de importación.

Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS): es el que se causa con motivo de la enajenación o importación de ciertos bienes como gasolina, bebidas alcohólicas y cigarros.

¿Qué se necesita para determinar correctamente las contribuciones a pagar?

Inicialmente el valor de las mercancías, ya que en función de éste se determina el correcto monto de contribuciones a pagar como el IGI, el IVA, entre otras.

El valor de las mercancías se refiere al valor de transacción de las mismas, es decir, el precio total pagado y acordado entre el importador y el exportador. El valor de transacción deberá ajustarse considerando los gatos implícitos antes de que la mercancía llegue a la aduana, por ejemplo, seguros y flete.

La clasificación arancelaria, y es que de acuerdo a ésta,  se determinará si la mercancía está sujeta a cuotas compensatorias, si es aplicable una preferencia arancelaria conforme a algún tratado comercial y el impuesto o los impuestos aplicables a dicha mercancía.

El régimen aduanero, que se refiere al destino que se le dará a la mercancía y el país de origen. Éste último determinará –como se había mencionado- si la mercancía puede estar sujeta a una preferencia arancelaria en función de algún tratado comercial.

Por otro lado,  cabe destacar que las cuotas compensatorias también podrán causarse a la hora de importar. Son aprovechamientos[1] y forman parte de las Regulaciones y Restricciones no Arancelarias.

Son aranceles que se aplican a las mercancías importadas en condiciones de discriminación de precios o de subvención en su país de origen y para efectos del cálculo del IEPS, ISAN, e IVA deben incorporarse a la base gravable, si es el caso, para calcular dichas contribuciones.

Las contribuciones se pagaran por los importadores o exportadores, según sea el caso; sin embargo, la determinación de éstas y sus montos correrán a cargo del Agente Aduanal quien además de ser un experto en dicha actividad,  compartirá la responsabilidad[2] en cuanto al pago se refiere.


[1] Código Fiscal de la Federación, Art. 3.

[2] Responsable solidario en el pago de las contribuciones, Art.  53, fracción II de la Ley Aduanera.