En el planeta existe una amplia variedad de minerales y México es uno de los países más importantes en cuanto a riqueza minera se refiere,  tanto por cantidad, calidad y diversidad de tipología. Se encuentra entre los 10 principales productores de 16 minerales diferentes y la explotación se concentra principalmente en la plata, oro, cobre y zinc.

Debido a su ubicación geográfica y el emplazamiento volcánico, en nuestro país existen gran cantidad de yacimientos minerales que se distribuyen a lo largo de la República Mexicana, sin embargo, únicamente el 30% de su territorio ha sido explotado, razón por la cual es el primer destino en inversión en exploración minera en América Latina y el cuarto en el mundo.

Cuenta con 1156 proyectos de exploración minera y solo el 65% de dichos proyectos pertenece a los depósitos de oro y plata.

Durante 2015, la producción minera de plata en el país fue de 4, 959,383 kg, con un  aumento de 2% respecto al año anterior (2014)[1]; no obstante, para 2016 presentó un déficit,  con una producción total de 4, 649,578 Kg.

México es líder mundial en producción de plata, produce el 31% de la oferta mundial, seguido de Perú y China.

Zacatecas se ubicó como el principal estado productor de plata, seguido de Durango, Chihuahua y Sonora, los cuales concentran más del 85% de la producción minera del país con metales preciosos (oro y plata), básicos (cobre, plomo, fierro) y no metálicos.

En cuanto a la producción de oro, México ocupa el octavo lugar a nivel mundial con una  producción total de 111,307 kg en 2016.

De acuerdo a la Cámara Minera de México (Camimex), en 2016 las exportaciones de plata, oro, cobre y zinc (entre otros), superaron los 14 mil millones de dólares[2] posicionando al sector como  el cuarto lugar que más divisas genera al país.

 

Consultar Infografía “Riqueza Mexicana”


 

[1] Producción total: 4, 729,407 Kgs, INEGI.

[2] Balanza comercial del sector minero, Camimex.